SEGUIMOS CAMINANDO

Como seres humanos hemos tenido un año con muchas situaciones nuevas, difíciles e inolvidables, nunca antes vividas por nosotros, sí por la humanidad, pero no por esta generación.

En Honduras (y otros países de Centroamérica) se sumaron a la crisis mundial las consecuencias de los huracanes ETA e IOTA, que por la misericordia de Dios a Honduras llegaron como tormentas tropicales, aunque no dejaron de ocasionar daños materiales en varias ciudades del país y la lamentable pérdida de vidas humanas.

No dudamos que Dios es soberano y nada pasa en este mundo sin que Él lo sepa. Creemos en su poder, creemos en su amor, recibimos su gracia, misericordia, y perdón. Ponemos las dificultades, el dolor, la perdida, la incertidumbre delante de Él y confiamos que todo es y será conforme a su voluntad.

¿Cómo hemos estado en CCUH?

Gracias a Dios los estudiantes, obreros, profesionales (voluntarios, miembros del Comité Administrativo, donantes) y sus familias se encuentran bien. Algunos estudiantes salieron de sus casas como medida de prevención por posibles inundaciones, pero no les afectó como imaginaban. ¡Gracias a Dios!

Por una semana perdimos comunicación con los estudiantes y la obrera (Suany Guity) de las regiones noroccidental y nororiental (El Progreso, SPS, La Ceiba) del país debido a la suspensión de la energía eléctrica que generaron las inundaciones. Hay una estudiante que recién se sumó al movimiento estudiantil durante la pandemia que su casa se vio fuertemente afectada por las inundaciones. Ella y su familia están a salvo en casa de un familiar y confiando en la provisión de Dios.

La mayoría tuvo problemas de conexión a internet, interrupción de la energía eléctrica, a nivel nacional lluvias constantes y suspensión de clases. En esos días fue difícil mantener la comunicación y las reuniones virtuales. Aquí no estoy haciendo mención de las limitaciones que vivieron las personas de las ciudades afectadas directamente, porque ellos si estaban en condiciones precarias.

¿Qué hemos hecho como comunidad?

ORACIÓN COMUNITARIA

Comunicarnos con el Señor a través de la oración es vital y por eso a partir del sábado 14 hasta el sábado 21 de noviembre tuvimos tiempos de oración en las noches. Oramos reconociendo la soberanía del Señor, oramos por las personas afectadas directamente por los huracanes, oramos por las autoridades del país y pedimos perdón a Dios como personas, ministerio, iglesia y nación. Cerramos la jornada agradeciendo al Señor y reposando en su Palabra.

SERVICIO

Los obreros y estudiantes buscaron la forma de conectarse con organizaciones amigas e iglesias locales para servir. Algunos otros lo hicieron como iniciativas familiares. Estuvimos en la disposición de ser puente para facilitar contactos, información y hacer conexiones de ayuda.

Reflexionamos en cuanto debemos crecer como movimiento y fortalecer esta área de servicio en medio de la crisis. Somos conscientes de que la misión deber ser relevante al contexto.

ALABAZA Y LECTURA DE LA BIBLIA

Nos preparamos para tener, en diciembre, un tiempo de alabanza, comunión y cerrar el año adorando juntos al Señor.

Además, vamos a abrir un espacio diario para la lectura de la Biblia de manera comunitaria. Deseamos que los estudiantes y todas las personas que deseen sumarse tengan la experiencia de ser parte de la lectura pública de la Palabra de Dios.

Nehemías 8:1-3

Todo el pueblo se reunió con un mismo propósito en la plaza, justo dentro de la puerta del Agua. Le pidieron al escriba Esdras que sacara el libro de la ley de Moisés, la cual el Señor había dado a Israel para que la obedeciera.

Así que el 8 de octubre el sacerdote Esdras llevó el libro de la ley ante la asamblea, que incluía a los hombres y a las mujeres y a todos los niños con edad suficiente para entender. Se puso frente a la plaza, justo dentro de la entrada de la puerta del Agua, desde temprano por la mañana hasta el mediodía y leyó en voz alta a todos los que podían entender. Todo el pueblo escuchó atentamente la lectura del libro de la ley.

Bible Project

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.