Un encuentro especial

Reencuentro del equipo de obreros

Del sábado 14 de marzo 2020 que nos reunimos en un café (Coffea) en La Paz, sin saber que sería la última vez que nos veríamos de forma presencial, nos reencontramos hasta el viernes 20 de agosto 2021 en un centro de retiros en Siguatepeque.

En un año y cinco meses sucedieron muchas cosas en la vida de cada uno. Sé que usted (quien lee) entiende lo que en esta pandemia significa el valor de reencontrarse con personas que ama. Damos gracias a Dios por su vida y familia también.

Estábamos agradecidos con Dios de que cada uno llegó con bien. Compartimos las alegrías y tristezas que vivimos durante todo este tiempo sin poder vernos y aun en este encuentro siguiendo las nuevas medidas de bioseguridad.

También cada uno llevó un regalo (algunos más de uno) para compartir unos con otros, pero lo mejor fue la gratitud y el gozo que inundó el lugar.

Estudiamos el libro de Jonás y otras lecturas sobre el descanso en el Señor. Les compartimos un resumen de lo aprendido:

  • «No puedo limitar el amor de Dios a mis intereses particulares».
  • «La esencia de la oración es rendir nuestra voluntad a Dios».
  • ¿No tengo tiempo? o no estoy haciendo las cosas a tiempo.
  • “A ceder el control y dejar que Dios sea quién dirija mi vida, no estar dando mis sugerencias, sino someterme a la voluntad del Señor”.
  • “Cambiar hábitos en mi vida que necesitaba hacer desde hace días y el Señor me volvió animar. Es necesario el cuidado físico y tener un tiempo de quietud”.
  • “Los tiempos en compañía son importantes, poder abrazarnos y compartir juntos estos días nos renueva y nos anima a seguir haciendo la misión”.
  • Jonás tenía un ego grande, había mucho que trabajar en su vida y personalidad. En el proceso fue acompañado por el Señor. Él nos anima y corrige con amor.
  • Necesitamos enfocarnos en el Centro (Él Señor).
  • La obra estudiantil nos deja familia que trasciende la labor dentro de la universidad. Las situaciones personales son el punto de encuentro con la integralidad del Evangelio.

Sienta la libertad de compartir con nosotros sus motivos de oración. Es una bendición acompañarlos en oración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.